viernes, 8 de febrero de 2019

ACABÉ E.G.B. HACE CUARENTA AÑOS.

Ahí es nada.


De los treinta que acabamos octavo juntos tenemos un grupo de veinte de "whattsapp", tres más localizados que no quieren estar en el grupo, dos muertos, dos trabajando en el extranjero (los cerebrines) y el resto ni idea.
De esos veinte del grupo quedamos la mitad a cenar y estábamos de acuerdo en que la educación ha cambiado mucho y hasta que nuestros hijos no tengan nuestra edad no sabremos si a mejor o peor.

Entre nuestros docentes todos tenemos marcado a fuego el recuerdo del Sr.Fernando (no entiendo esa costumbre de poner el nombre del profesor detrás del " Sr."en vez del apellido. A mi me habían enseñado que para bachilleres se usaba el "Don" delante del nombre.En Barcelona era lo mismo el trato para el bedel o jardinero que para el director de la escuela...llámalo falta de clasismo.)
Éste sujeto nos pegaba, todos recordábamos como puso a Sylvia bajo el marco de la puerta y de una patada en el culo la estampó contra la pared de enfrente por comerse las uñas.Nos ponía en fila y si no contestabas con suficiente rapidez la equivalencia de los elementos químicos como estaban dispuestos en la tabla periódica te daba una colleja(a día de hoy puedo recitar de carrerilla a una velocidad inusitada la tabla completa), me arrancó mechones de pelo por no dar mi brazo a torcer y a uno de los no localizados lo dejó colgado de un perchero.



En cuarto de E.G.B tuvimos una señorita que a las niñas nos hizo desfilar, con solo el "maillot" puesto, alrededor de los chicos sentados en sus pupitres vestidos de fútbol.Creo que me negué en rotundo y me dejaron fuera de clase ese día pero esto no me lo pudo corroborar nadie.

En quinto tuvimos a la señorita Rosa que nos pidió que la tuteáramos y que los sábados nos invitaba a su casa para hablarnos de independentismo (acababa de morir Franco), nuestros padres nos dejaban ir allí y ni siquiera preguntaban, claro que algo se nos debió escapar, al fin y al cabo solo teníamos diez años, porque solo duró ese curso.

El profesor de gimnasia, Sr.Sabaté (¿o era Sabater?) usaba peluquín por lo que habíamos deducido que era "sarasa" y así le apodábamos a sus espaldas pero el día que en la barra de equilibrio me caí de piernas abiertas su insistencia en ver mi golpe me abrió los ojos.Y al comentarlo resulta que no era la primera a la que había incomodado.

Teníamos un sacerdote, el que me dio la primera comunión, que siempre se ponía detrás y cuando menos te lo esperabas te soltaba colleja.

Todos recordamos lo que duele un reglazo en mano abierta o con los dedos hacia arriba, también recordábamos los más antigüos los castigos de rodillas y cara a la pared en una esquina.

Nadie recordaba "bullying", sencillamente a los raritos se les hacía el caso justo y si te tocaba al lado en el pupitre resoplabas pero estamos en todas las fotos en grupo.También es verdad que ninguno de ellos viene a las cenas.

Nadie tenía la sensación de que aquello fuera anormal, sencillamente eran otros tiempos y nosotros, al fin y al cabo, íbamos a un colegio mixto de pago, claramente fuimos privilegiados pero con las mismas, ese profesorado hoy no existiría.
De hecho tuvimos un maltratador, una discriminadora por sexos, una adoctrinadora política, un abusador y el castigo físico a la orden del día.

Como contrapunto recuerdo que en tercero de básica la señorita Mari Carmen nos llevó a mi hermana y a mi de camping un fin de semana.Es la misma señorita que solo me dejaba a mi llevarme los libros de Julio Verne a casa para que avanzara en la lecturas de clase por mi vivo interés, lo que viene siendo un favoritismo en toda regla.
Y al Sr.Palá lo recordamos todos con cariño porque nos dio las primeras nociones de filosofía sin levantar la mano a nadie y con muchísimo entusiasmo.También es verdad que era el único psicólogo de la escuela.

Y hasta aquí por hoy.¿Y vosotros tuvisteis una educación muy distinta a la actual o sois todos muy jóvenes?







7 comentarios:

  1. Prefiero no contar los años que han pasado desde el final de mi E.G.B. Mi cole también fue mixto y de pago. Usábamos el "don", y había uno que daba collejas o tiraba de la oreja (eso era lo más "grave" que hacía). Creo que alguna vez lo he comentado por aquí: es curioso que justo ese es uno de los profes que con más cariño recordamos todos. Cuando murió no cabía un alfiler en el cementerio. Todo el colegio estaba allí, algo que no ha pasado con el fallecimiento de otros. Era el que más imponía, pero el que más ayudaba, se preocupaba por las circunstancias personales de cada uno etc. Y por lo demás, había de todo, muy buenos en general, salvo la de 3º de E.G.B, una señora sin vocación alguna que a nadie dejó huella. Yo sigo manteniendo trato con mi grupo de la época, y con los demás alguna vez he asistido a alguna reunión. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Yo en EGB fui a un colegio de pago, sólo de chicas y no recuerdo que nunca nos pegara ninguna profesora, te castigaban echándote al pasillo o poniéndote de pie, pero nunca nos pegaron.
    No entiendo esa manía por generalizar con el maltrato en los años 80.
    En BUP fui a uno de monjas y nada de malos tratos, de hecho la profe de gimnasia hasta nos enseñó lo que eran los tampones.
    Mi hermano tiene 7 años menos que yo y los coles ya eran mixtos, él fue al mismo y tampoco cuenta nada de malos tratos, ni abusos.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, te voy a decir una cosa, yo fuí a un colegio de monjas sólo para niñas del que siempre hablo muy mal, muy mal, pero porque las monjas no se tomaban en serio la educación de las niñas, no porque nos pegaran, cosa que no ví nunca. Ahora que lo pienso no es cierto, sí hubo una que nos pegaba: la echaron).
    Lo que yo veo AHORA en los colegios, y ojo, no porque sean mixtos, que yo soy pro colegios mixtos, es que hay una violencia contra las niñas exagerada, yo cada día lo flipo más.
    A mis hijas, cuando un niño se enfada con ellas porque, yo qué sé, porque se pelean por la goma de borrar, ese tipo de cosas, el niño, en su ataque de furia les dice: "voy a ir por la noche y te voy a follar". También se juntan los niños para coger a una niña, encerrarla en el servicio, y besarla contra su voluntad. Los insultos son de puta hija de puta-maricona para arriba. No os lo podéis imaginar. NUEVE AÑOS. No instituto, no, primaria.
    A los 7 años mi hija salió del colegio preguntándome que qué era "violadora", porque se lo había llamado todo el comedor gritando a coro.
    Esto es en un colegio del centro muy bien considerado y donde no se toleran estos comportamientos.
    No idealicemos. Las niñas ahora están viviendo una violencia que yo ni la viví ni podía imaginarla. Ellas tienen normalizados unos comportamientos y unos insultos que a mí me ponen los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  4. Yo fui a un cole concertado mixto. Acabé el EGB hace 38 años.

    En mi cole no se pegaba, pero un profesor bastante cafre se burlaba de los raritos y los levantaba de la silla cogiéndolos por la patilla. Las profesoras eran cursis y se quejaban a mi madre que no hacía como las otras niñas y me sentaba con ellas a hacerles la pelota y hablar "de nuestras cosas". Mi madre se preocupaba por eso y yo no acababa de entender porque yo, una niña de 12 años, tenía que sentarme en el recreo con señoras de 30 años (jujujuju) a contarles que me gustaba "el Christian".

    Sí había "bullyng". Los tres o cuatro inadaptados sufrían burlas y risas contínuas y lo pasaban realmente mal. A mi me ignoraban directamente: si llegaba a un grupo de chicas que estaban hablando, se callaban rápidamente y se miraban entre ellas esperando a que me marchara para seguir hablando de chicos u organizando una salida al cine a la que no querían que fuera.

    Ahora tenemos un grupo con casi todos los que éramos. Parece que las cabronas no se acuerdan de lo cabronas que eran y van de buen rollo por la vida, pero yo sí me acuerdo, aunque tampoco le doy mucha importancia. No vale la pena.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Hoy, tengo 35 años, quizás no hace tanto como en otros caso, pero sí que noto las diferencias.

    En mi colegio (de monjas) había un profesor que pegaba o te tiraba el borrador o de las coletas con mala saña si no estabas atenta.
    Es al que más recuerdo, creo que cuando iba a 4º.
    De los demás, tengo recuerdos pero nada reseñable en este ámbito, sin contar con la profe de catalán, que era una señora de unos 50 años oronda, y que el día que la vimos salir del colegio y montarse en una Harley alucinamos todos, era la mejor profesora, porque lo vivía y apetecían sus clases.

    Creo que sí está cambiando la educación o como mínimo, los profes ya no pegan pero los niños tampoco respetan. Las cosas que se ven hoy en día por la tv de lo que sucede en colegios.... es alucinante.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, qué plantel de profes, no os privabais de nada, ¿eh? jajaja

    ResponderEliminar
  7. prefiero ni pensar hace cuántos años acabó mi EGB, pero por ahí andará y mi educación cumple a priori todos los estigmas negativos opus, colegio de chicos,curas... pero no la cambiaría ahora por otra diferente, porque más allá de las tablas periódicas (en mi caso las declinaciones latinas aunque hablemos de BUP) me enseñaron una cosa básica, el sentido de la resposançbilidad. Y no, no comulgaba ni comulgó con la enseñanza religiosa que tuve que todo hay que decirlo no fue estricta en exceso. Y hoy en dia se habla de todo menos de educación, eso sí, es lo primero que tocan los gobiernos entrantes y es que nos quieren borregos, y a fe que lo consiguen beeeee

    ResponderEliminar