jueves, 2 de septiembre de 2021

PENSAMIENTOS

 En el duermevela es cuando se me ocurren cosas más ingeniosas pero luego, despierta ya del todo, me parecen, la mayoría de las veces, tontadas dignas de olvidar.

Hoy pensaba que no he leído nada de cómo piensa el personal.Siempre me ha parecido rarísimo que a la pregunta de" - :¿en qué piensas? " hubiera quién respondiera :"-en nada".

Mi hermana jura y perjura que tiene esa capacidad.No es mi caso.Puedo estar pensando en tonterías tipo ¿porqué se dice cantos rodados? pero no en NADA.Y sinceramente creo que es como contestar -Bien cuando te preguntan que qué tal estás.Una fórmula de cortesía para abreviar y no dar más explicaciones.

Pero independientemente de lo que piense cada uno lo que hoy me preguntaba es en cómo lo piensan.No le he preguntado a nadie y no recuerdo haber oído o leído nada al respecto así que solo me queda intentar explicar cómo pienso yo y esperar  que tengais a bien decirme cómo pensáis vosotros.Si me consta que hay personas con más o menos actividad cerebral y que tener mucha es malo porque no puedes descansar.

Pero incapaz de imaginar cómo piensa un filósofo o un músisco o un matemático ahí va cómo pienso yo.

Me paso la vida hablando mentalmente, como si estuviera preparando un discurso.Me explico interiormente que se me han caído las hojas de té, que había hormigas en el azúcar o que el cuchillo corta cada vez menos.Eso mientras preparo el desyuno, como si tuviera que escribir todo en un diario mental.Es más suelo corregir la sintaxis si no me lo digo bien.

Luego cojo el coche y aunque vaya acompañada todo lo que me llama la atención lo repaso mentalmente
como si tuviera que preparar un resumen de lo que he visto, oído y olido durante todo el día.Acto seguido lo olvido.
 
Cuando algo o alguien me disgusta preparo el discurso de cómo querría que hubiera sido o lo que le diría si me preguntara el sujeto en cuestión(cosa que nunca se da).
 
En las ofensas de pareja puede llevarme días los discursos imaginarios que les dedico y entrar incluso en bucle.Un poco obsesiva incluso.Me jode muchísimo no haber tenido la última palabra acertada.
 
Mi hija dice que le doy muchísimas vueltas a todo cuando verbalizo algún pensamiento que se me queda atascado.Y si hay algo que se me atasca como un recuerdo o una palabra me puedo despertar en mitad de la noche con la solución porque en algún lugar de mi mente hay un rincón donde van las dudas sin resolver  y que trabaja de forma autónoma.

Es difícil explicar cómo pienso pero a mi me parece una grandísimo monólogo del día a día, no me entretengo con el futuro salvo el más cercano con tareas pendientes y está claro que redecoro el pasado para que parezca más atractivo o más dramático o más simple según mi estado de ánimo.

No creo haberme explicado pero a ver si sois capaces vosotros.



 




lunes, 9 de agosto de 2021

ATÁVICO

 Miedo atávico es el que hace que  me despierte cuando un jabalí está husmeando en las encinas de la acera de enfrente de mi edificio y no cuando pasa un coche con la música a todo volumen  a las tres de la madrugada.

 Miedo atávico es el que hace que me despierte cuando mi churumbel de quince años se da la vuelta en la cama de madrugada y se golpea con la madera del cabecero pero no si los vecinos dan un portazo.

Y es miedo porque me despierta sobresaltada y alerta, no así el canto de los pájaros justo antes del amanecer o el despertador del vecino  que suena tres veces antes de que lo apague.

Y anoche, que no estaba en casa mi churumbel pero si vino un jabato a despertarme, desde mi tercer piso estuve dilucidando si valía la pena intentar hacerle una foto por enésima vez cuando sé que la luz es insuficiente y me desvelé.

Y atávico fue la palabra que se me enrocó y no me dejó dormir durante aproximadamente media hora.

Así que la suelto aquí para quitarmela de la mollera porque me pasa como cuando se te mete una cancioncilla que no te gusta y no hay manera de echarla.

Paso palabra.




martes, 13 de julio de 2021

LIBROS LEÍDOS EN LA PRIMAVERA DEL DOS MIL VEINTIUNO

 Voy a proponerme por enésima vez actualizar más a menudo.Empezar con libros leídos es lo que me resulta más fácil.


No hables con extraños de Harlan Coben.Lo leí porque lo tenía a mano cuando me quedé sin lectura.Creo que hay serie en Netflix y es del mismo autor que la de Mario Casas que también está en netflix.Así que eso ya lo dice casi todo, entretenida, sin grandes aspavientos.Suspense.

Duelo de Eduardo Halfon.Es una novela cortita del autor guatemalteco de Monasterio.A mi me gusta y me sobrecoge lo que pueden tener de autobiográficos sus libros.

La buena suerte de Rosa Montero.Novela entretenida, prosa fácil.Suspense ameno.

Hamnet de Maggie O'Farrell.Ésta autora ha pasado a ser una de mis preferidas, yo os recomendaría no leer ninguna sinopsis.Ambientada en época de Shakespeare lo que más me gusta de ésta autora es lo bien armadas que están las historias y lo poco que se parecen sus novelas entre ellas.Me fascina su imaginación siendo tan realista.

Letra torcida, letra torcida de Tom Franklin.Me lo recomendó la librera y como no leo las sinopsis y el título se me atragantaba abrí el libro para encontrarme lo siguiente:
"M,i, letra torcida, letra torcida, i, letra torcida, letra torcida, i, joroba, joroba, i "
Así se le enseña a los niños del Sur a deletrear MISSISSIPPI. 
Y eso es lo que me decidió a comprarlo.Un acierto si os gustan las historias del Sur.Repetiré con el autor y con la editorial "Dirty works".

Las malas de Camila Sosa Villada.Muy apropiada para el momento reivindicativo LGTBIQ+ que estamos viviendo.Es una historia real, dura, pero empiezo a pensar que muy necesaria para todos aquellos que no son capaces de ver más allá de sus narices.

La forastera de Olga Merino.La protagonista es de esos personajes que me cautiva por lo que me cuesta entenderla.El escenario, esa tierra adentro en la que jamás me perdería.El coro de personajes secundarios nada carismáticos que sé son mucho más reales por anodinos  que cualquiera de los que acostumbran a aparecer en las novelas al uso.Da qué pensar, al menos a mi.

La trenza de Laetitia Colombani me lo prestaron con la mejor de las intenciones pero entra dentro de esa categoría de buenrollismo final pese a la dureza de los hechos que a mi no me convence.Además caí en la cuenta de la metáfora de la trenza demasiado pronto.Se lee en un "pis pas" si cae en vuestras manos.

El intermediario de John Grisham.Dejé el libro en una de esos alfeizares del pueblo donde se dejan libros para intercambio y no consigo acordarme del argumento.Pero eso es lo que pasa con las novelas de Grisham, te las lees del tirón, entretienen como una peli de acción y las olvidas.Leo el resumen y entonces caigo en que me pareció el diario de un americano en Italia.Y me recordó que Bolonia bien vale un fin de semana largo con puente a ser posible.

Miss Marte de Manuel Jabois.Después de leer Malaherba sabía que leería cualquier libro que me recomendaran de éste autor y así ha sido.Ese realismo fantástico gallego que me apasiona.Aunque si no habéis leído nada del autor empieza por Malaherba.Muy acertado el título.

El paso siguiente en el baile de Tim Gautreux.Otra historia del Sur que a mi me ha enganchado por su costumbrismo quizás.Gran poder descriptivo que te recuerda la importancia de las formas sin que te des cuenta.Tiene moraleja además.

Viajes con Charley de John Steinbeck.Cuaderno de viaje del autor con ese realismo social para con los suyos tan propio del autor.No soy de subrayar y en éste libro no he podido evitarlo.Ha cambiado la manera en que yo me imaginaba a Steinbeck, ahora le admiro al punto que me hubiera gustado tenerlo en mi vida


Y hasta aquí por hoy.
No olvideis dejar recomendaciones, otra cosa es que luego os haga caso.(Aquí emoticono con guiño para no parecer borde).




martes, 30 de marzo de 2021

LIBROS LEÍDOS EN EL INVIERNO DE LA PANDEMIA

 El hijo del chófer de Jordi Amat.Ésta es la historia del periodista Alfons Quintà.A mi me ha entretenido mucho porque conozco los lugares, los personajes y los hechos.Es realista y bastante objetiva.Y el personaje también creo que valía la pena.Se aprecia perfectamente esa leve evolución de la sociedad en las cosas que hace menos de cincuenta años se toleraban y hoy sería impensable.(Aunque seguro que hay otras que han involucionado).Muy apropiado para el momento político que vivimos.


La isla de las mujeres del mar de Lisa See.De la misma autora de El abanico de seda ésta novela trata de las mujeres buceadoras en China el siglo pasado.Solo por la ambientación vale la pena pero la historia también llega.Muy apropiada también con el movimiento feminista actual.

El soldado que siguió más allá del río Ganges de Mario Rodríguez Díaz.Éste lo leí porque sigo su blog "Mi hermosa decadencia" de Rorschach Kovacs.Me entretuvo, se lee deprisa.Tiene mérito que enganche siendo su primera novela.Personalmente me parecía gracioso distinguir qué era autobiográfico y qué no.

No digas nada de Patrick Radden Keefe.Silvana, la librera, me dijo que para ella había sido el mejor libro del año.Es un relato peridístico muy logrado sobre el conflicto del norte de Irlanda.Una crónica, basada en múltiples entrevistas, muy amena y realista.Crudo.

A prueba de fuego de Javier Moro.Es la vida novelada del arquitecto Guastavino contada por su hijo.La edición de Espasa que añade un librito con las joyas arquitectónicas de Guastavino a mi me ha parecido un acierto.La vida de éste valenciano en Estados Unidos en aquellos tiempos da para varias novelas.Muy recomendable para los amantes de la arquitectura.

El intocable de John Banville.Quería leer algo de éste premio Príncipe de Asturias que no fuera una novela policíaca de Benjamin Black.En éste libro el protagonista es un espía que de puro cínico se hace desagradable.Pero no es una novela de espías al uso, podría ser incluso verídica.Al principio me costó pero está bien escrita.

Otra vida por vivir de Theodor Kalifatides es el clásico librito que todo el mundo te recomienda pero a mi, cuando son tan pequeñitos me da pereza por lo poco que duran y lo voy dejando.Mi amiga Manuela se puso tan pesada que al final lo compré y ha sido un acierto, quizás mejor leerlo ahora que todavía no estoy en el momento vital del autor que ya había cumplido los setenta y cinco y así soy capaz de entenderle sin que me deprima en demasía, aunque haya una luz de esperanza al final del camino.

Cuentos de Carlos Castán.Recomendado por ECDLC.El primero me chocó, el segundo me pareció algo rancio y luego ya le cogí el tranquillo.Como todos los libros de relatos, unos son más acertados que otros pero están muy bien escritos.Ideal para tenerlo en la mesilla de noche y leer uno cada noche(si sois como yo que necesito leer algo pero no muy largo).

Y hasta aquí por hoy, ya sabeis que espero vuestras recomendaciones.




jueves, 18 de marzo de 2021

FOTOS OTOÑO-INVIERNO DE LA PANDEMIA

Día de todos los santos 2020.
Terraza preferida de mi pueblo.
"Gauche divine"
Metáfora .
Entrando en la adolescencia...y me lo quería perder.
Carnaval en casa.
 

Para EDLC, que no le he acepatado en Instagram porque no quiero perder la pizca misterio que supone no vernos las caras.

lunes, 22 de febrero de 2021

A QUÉ LE DOY VUELTAS HOY

 A la entrevista de Évole a Donés que vi anoche.Nunca me gustó el solista de "Jarabe de palo" y tampoco admiro a Évole pero he de reconocer que la entrevista me gustó.Estoy harta de lo políticamente correcto y ésta me pareció distinta y original.
También estoy harta del rollo de buenísmo que parece que nos acompaña en la pandemia pero aquí el "quereos y vivid" me pareció que tenía sentido.
 
Yo no echo de menos abrazar y besar a nadie.Siempre he sido de hacerlo solo con una persona, máxime dos.Es lo que me pide el cuerpo y mientras mi churumbel se deje no necesitaré un perro.Pero tengo la suficiente empatía para entender que otros lo necesiten.Si tuve la necesidad de tocar a mi abuela y no soltar a mi madre cuando se estaban yendo pero en mi día a día mis amigas siempre han hecho cachondeo de lo poco achuchona que soy y en el trabajo el personal ha aprendido que a mi no hay que besarme cada mañana ni cada tarde (lo de no besarse en Madrid no lo superan ni con mascarilla).Ahora bien con la pareja de turno o un bebé puedo ser casi pesada.Supongo que es la herencia castellano-aragonesa de mis padres(ellos nos achuchaban , pero solo a nosotras).

Me admira la positividad que en algunos despierta la cercanía a la muerte.El caso de Luzón con ELA me pareció digno de estudio, a lo mejor al volver a la religión le pareció una buena penitencia.Y me quedo con la lección de vida.Y le doy vueltas pensando si yo sería capaz.

Porque llevo una semana muy cabreada con las madres que pese a tener hijos confinados les dejan salir, con los adolescentes que se mueven sin mascarilla y siguen compartiendo porros y botellas pese a tener abuelos, con mis amigas que se saltan confinamientos perimetrales, organizan reuniones en casa o se las organizan a sus hijos para que pasen las noches juntos y revueltos sin ninguna medida de seguridad.E intento no verles ni hablarles para no llamarles la atención porque no sé si no tuviera un padre en edad de riesgo o yo misma no fuera de riesgo, si haría lo mismo.Vivir despreocupada y saltándome las normas.Y la duda me corroe.

Porque la empatía se cultiva, no crece sola.Pero el primer ser empático ¿lo fue por puro egoismo?.





lunes, 15 de febrero de 2021

UNA PRODUCCIÓN CUTRE

 Leyendo los cuentos de Carlos Castán que me recomendó el chico de la Consuelo llego al titulado "Una historia barata" y se me hace la luz.

La angustia vital que arrastro últimamente no tiene nada que ver con la pandemia, ni con los dramas que viven a mi alrededor, lo resumiría en la siguiente frase del mencionado cuento:

"Si tiendes a considerar tu vida en términos de historia, de relato cinematográfico por decirlo así, puede llegar a ser realmente terrible porque no tardas en caer en la cuenta de que tu película ha de ser necesariamente una producción cutre, hecha sin apenas medios, ya que ves continuamente como los extras se repiten a cada paso;"

Me parece tan acertada en éste mi momento vital que solo por eso me ha valido la pena comprar el libro.

No lo hubiera dicho tan acertadamente ni en cien años de intentos porque sí, yo considero mi vida en términos cinematográficos, es más, ahora soy consciente de que lo que hago todo el día no es comerme el tarro, es repasar y corregir los diálogos sucedidos e inventar los que jamás pronunciaré.Que en el duermevela previo a quedarme frita siempre escribo guiones que por la mañana he olvidado.Y que en mi interior mi vida siempre es un drama bastante bien resuelto, realista la mayoría de las veces, tras descartar los finales felices por empalagosos.

Y el "quid" de la cuestión es que tras un año que yo diría raro donde los haya, el que acabamos de empezar me está resultando CUTRE, que no había dado con la palabra pero que es esa exactamente y no otra.Que se me ha acabado el presupuesto y se me repiten los espacios, las personas (esos extras que ahora veo repetidos), las conversaciones y solo soy capaz de escapar a esa sensación leyendo porque no acierto con ninguna película ni serie para evadirme y todo y todos me aburren.

Y quizás tengan razón los que me dicen que me monto películas pero siempre he creído que era porque observando ves más allá de lo que ven la mayoría.Nunca me ha costado interpretar finales por muy abiertos que quedaran, ni me supone algún problema los finales tristes, de hecho me gustan por más realistas.

 

Así que si se os ocurre alguna película o serie para evadirme contadme porque pese a que he tenido suerte con los libros de éste mes necesito algo más.(Solo Netflix y Movistar).