martes, 8 de enero de 2019

LEÍDO EN OTOÑO DEL 2018

La estrategia de los antílopes del periodista Jean Hatfield.
Es la tercera parte de una trilogía sobre el genocidio de Ruanda y quizás debería haber leído las otras primero.Son historias y opiniones de unos y otros después de que soltaran a la mayoría de los presos y les reeducaran para que pudieran volver a convivir juntos.Es tan tremenda la frialdad aparente que te hace repensarte mucho.

Viaje al fin de la noche.De Louis-Ferdinand Céline.Lo sorprendente de ésta novela es el vocabulario que utiliza.Ese cinismo cruel por real y crudo junto con un montón de actitudes extrañas por obscenas para esos tiempos me han hecho caer en que quizás las actitudes siempre han existido pero antes se maquillaban más.

Me llamo Lucy Barton de Elizabeth Strout.Después de dos años buscando Oliver Kitteridge, que le valió el Pulitzer, en papel y no habiéndolo encontrado me decidí a leer ésta de la misma autora.Es una novela intimista algo desasosegante(palabrejo) pero a mi me ha gustado.

Cinco horas con Mario.De Delibes.No he podido evitar imaginarme a Lola Herrera en el teatro pero teniendo en cuenta que el mismo Delibes participó en su puesta en escena no debe ser malo.
Quizás no es una novela para un público joven porque ese tipo de mujer y de discurso pueda resultar "demodé" pero pese a ser un pelín larga (probablemente sean cinco horas reales su lectura) a mi me parece un acierto enorme para haberlo escrito un hombre porque mi generación si ha conocido ese discurso, en el circulo de mi madre, pero lo he vivido.Y para adentrarse así en la superficialidad/profundidad del alma femenina de algunas hay que tener unos dotes de observación muy encomiables.

Bartleby, el escribiente.De Herman Neville.Después de leer el "Bartebly y compañía" de Vila-Matas tenía que leer éste.Un clásico diría yo.

Tiene que ser aquí de Maggie O'Farrell.La recomendó Ro y me ha parecido un acierto.Es una historia coral donde tanto los personajes como las situaciones enganchan.Recomendable.

La señora Bovary de Gustave Flaubert.Después de leer "El loro de Flaubert" de Barnes también me vi en la necesidad de leer éste clásico.

Los tres violines de Ruven Preuk.Escrita por Svenja Leiber.La naturalidad con que se mete en la piel de los personajes de un área rural con el nazismo de telón de fondo sobrecoge.Y la música intenta suavizar la crudeza del entorno.Muy recomendable.

El periodismo es un cuento de Manuel Rivas.Es una recopilación de artículos periodísticos del autor del cual soy muy fan, por su activismo, por su hablar suave y sobre todo por su manera de contar cuentos.Y encima me lo dedicó.




Taxi de Carlos Zanón.Era uno de los que tenía que leer por el reto Serendipia y lo había escogido porque transcurría en Barcelona.Pero pese a que me ha entretenido no me convence, igual que me pasó con "Yo fui Johny Tunders" del mismo autor.Hay algo que me rechina, como si el protagonista sobreactuara.

Balau, l'heroi del riu de Josep Vallvedrú.Se lo tenía que leer mi churumbel en el cole porque está relacionado con el proyecto trimestral de la Prehistoria y le había parecido un rollo.Y como tenía pendiente leer a éste autor lo leí del tirón(es muy cortito).Entiendo que el vocabulario es perfecto para clase de catalán pero la historia realmente resulta sosa.Así como la película "En busca del fuego" si me parece un acierto total para ponerte en situación éste libro se queda en un "quiero y no puedo" o quizás es para un público más infantil o de otra generación.Demasiado simplificado todo.

Y hasta aquí las lecturas otoñales.Se admiten sugerencias y recomendaciones.Feliz año a todos.



7 comentarios:

  1. Pues qué buenas lecturas. Yo leí Cinco horas con Mario siendo muy jovencta y auqnue me gustá muchas cosas creo que se pasaron por alto, y al releerlo ya de mayor me encantó y como dices es un discurso acertado para estar escrito por un hombre, y más de esa generación.
    Muy feliz martes.

    ResponderEliminar
  2. Igualmente lei Cinco horas con mario la semana santa del 88 (después de cristo por si hay dudas) y lo recuerdo estupendamente.
    Carlos Zanón lo tengo en la repisa calladico pero no me llama, con tu comentario todavía menos.

    Barleby y compañía es el único que he soportado de Vila matas. El mal de montano me cansó muchisimo y ya no he intentado nada más. Y el cuento de melville es un clásico que hay que leer.

    Me hace gracia lo de leer el libro que mandan al descendiente, porque a mi me ha pasado lo mismo con La riviere a l´anvers de Mouerlevat. A mi sin embargo me ha encantado es un libro de ficción para crios de 12 años que me ha recordado que tengo el frances en primero de la ESO, pero bueno ha caido. Tipico libro de los caminos del heroe de campbell pero con personajes muy aprovechables.

    El resto de libros que pones ni idea ni del libro ni del autor.

    besos.

    ResponderEliminar
  3. De todos los que comentas, que son un montón, solo he leído el de Lucy Barton, Tiene que ser aquí, que me gustó tanto que ya he repetido con la autora, y Madame Bovary. Ah, y Cinco horas con Mario lo tengo en la recámara para releerlo en breve. Sé que me gustó, pero no sé si seguirá haciéndolo igual veinte años después.

    BEsos.

    ResponderEliminar
  4. Me llaman la atención varios, pero me vendría bien ahora algo ligerito. "Tiene que ser aquí" tiene pinta de estar bien. ¿Es ligerito?

    ResponderEliminar
  5. Bartleby me encantó, y Lucy Burton también. Taxi está esperando, he leído más opiniones como la tuya. Tiene que ser aquí lo tengo apuntado pero al final no me da la vida y lo había olvidado, lo anotaré. ¿Has leído Una educación? uf...

    ResponderEliminar
  6. De los que comentas, solo empecé "Cinco horas con Mario" y es uno de los poquísimos libros que he dejado a las 20 páginas. Era muy joven y la señoruca esta me puso de los nervios. Seguro que lo retomo ahora, a mis 42 años, y me encanta. Me lo apunto.

    De los otros, ni idea, oiga...

    Yo acabo de terminar "Fractura", de Andrés Newman, que no sé en qué blog lo leísteis y casi que prefiero no saberlo, porque ha sido un poco tortura china (o japonesa, vaya). Y mira, este tostón no lo he dejado y en cambio "Cinco horas con Mario" lo dejé a las primeras de cambio. Esta claro que de joven era más decidida.

    Ahora estoy con "La gaviota", de Sandor Marai, porque en la bibiloteca en la que estaba no había ninguno de vuestros recomendados y no sabía qué llevarme.

    Besos!!!

    ResponderEliminar