domingo, 12 de febrero de 2017

BIBEN

Voy a Punta del Este.Me hace mucha ilusión ir a un sitio tan lejano y desconocido aunque solo sean cuarenta y ocho horas.
Unos me dicen que es la Niza de aquellos lares, otros que el Torremolinos.No es por dármelas de viajada pero entre la una y el otro hay un mundo, así que intento no crearme muchas expectativas.
Me encantan esos aeropuertos en los que solo está tu avión en la plataforma y no se espera a nadie más.
Caigo en la cuenta de que Noviembre no es temporada, recién están saliendo del invierno allí y sopla un viento menos que agradable.
Nunca sabré si la zona de balnearios es tan "cool" como alguno me auguró, nos han cogido un hotel malísimo en Maldonado y esa no era la zona "fetén".
El paseo en bici hasta la playa de los dedos deja mucho que desear.



Las cenas de carnaza resultan muy aceptables.
Pero en mi afán por hacer UNA visita cultural aunque no haya por donde cogerla nos lleva al hotel museo del artista local Casa Pueblo en Punta Ballena.

Pero la puesta de sol sí vale la pena, es como estar en un garito de Ibiza hecho por César Manrique donde la orientación no te cuadra.Las comparaciones ya sé que suelen resultar odiosas pero ésta la clava.
La construcción a mi me gusta, además le llevó treinta y seis años de su vida .El hotel me parece muchísimo mejor que el nuestro con diferencia y es más barato.
La obra del artista no me dice nada pero el punto "naïf"le va mucho al edificio.






Si os digo que el artista se llama Carlos Páez Vilaró quizás no os diga nada.De hecho yo sería incapaz de nombrar ningún otro artista uruguayo.Pero si os digo que es el padre de Carlos Miguel Páez Rodríguez quizás os suene de algo, o al menos a mi si me pasó.Llámame morbosa pero su historia, que luego fue llevada al cine TODOS la conocéis.Y si lo que de verdad os quedó grabado, como es mi caso, fue un documental que se hizo años más tarde donde trataban cómo habían sobrellevado el drama sus protagonistas, seguro que ya habéis caído porque casi todos* sabríais decir el nombre de uno de los jugadores del equipo de rugby uruguayo que cayó en los Andes en 1972.¿O no?

*Los de mi generación y los que hayan visto "Viven".



martes, 7 de febrero de 2017

LA DELGADA LÍNEA

En el cole de mi churumbel trabajan con iPad y los niños y los padres firmamos un contrato a principios de curso con las normas que acatan y acatamos sobre su uso.
Cuando transgreden las normas el colegio les incauta el utensilio.
Una de las normas es que no se puede grabar en el colegio NADA sin supervisión de un profesor.
Mi hija me enseña un vídeo musical que ha grabado con sus compañeras en el vestidor del cole con el polo de gimnasio que lleva el nombre de la escuela.Le digo que eso está prohibido y que es una falta grave.Me dice que no pasa nada porque nadie se va a enterar.Tres días más tarde pillan a una de un curso superior viendo la aplicación musical en el cole (también está prohibido) y para excusarse dice que la ha abierto para denunciar a las del curso de la mía por grabar en el vestidor.
Les retiran las "tableta" a todas durante cinco días(hubo hasta lágrimas, no os digo más).

Un mes más tarde me cuenta por teléfono que han visto un vídeo de compañeras suyas grabado en el cole y que lo van a denunciar.Y me oigo a mi misma diciendo:
-Pero ¿es necesario que te chives?
A lo cual contesta:
-Eso no es chivarse es decirlo porque hay que hacerlo.

Y todavía insisto:
-Si lo habéis visto varias ¿porqué no dejas que sea otra la que lo diga?
-Pero ¿porqué?...vamos a ir todas juntas a decírselo a la tutora.

Y ya me callo.Y pienso que en mi casa somos mucho de que allá cada cual con su conciencia, yo no lo hago(muchas veces por las consecuencias) pero tampoco voy a denunciar al vecino por pedir facturas en B, no pagar impuestos, no reciclar basura o no recoger las deposiciones de su mascota(en mi pueblo hubo una campaña para que se denunciara y llegaban a tomar muestras para el ADN de los perros o eso dijeron).

Y luego le doy vueltas a si será un tema de cultura.Cada vez que vamos a Suiza nos horrorizamos con su sistema.
En Berna los vecinos te denuncian por no usar las bolsas de basura oficiales(al comprarlas pagas los impuestos de la recogida).
En Davos nos escapábamos a cenar a Alemania porque era mucho más barato y a la vuelta veíamos controles policiales para evitar que los habitantes de Suiza compren en los supermercados alemanes(los impuestos que gravan en la carne o en el vino son escandalosos pero así tienen las vacas pastando tan alegremente en un modo semi estatal y dos terceras partes de la población comiendo solo pollo y cerdo que contamina mucho menos).
Y entrar con vino español o francés sin declararlo y pagar tres veces su precio está tipificado como delito.

Y todos conocemos algún español que vive con la pensión del gobierno suizo después de haber trabajado allí toda la vida y sin saber si valió o no la pena ya que allí quedaron sus hijos pero presumiendo porque es más alta que la nacional.
Y gente que habla maravillas de un país que vive sin ejército pero si del blanqueo de dinero extranjero.

Y tengo dudas, está claro que si no denunciamos el acoso, la injusticia, el desorden las cosas no funcionan.Pero ¿hasta dónde hemos de denunciar?.De hecho yo tengo claro qué denunciar y qué no.
Lo que no sé es cómo explicarle a mi hija dónde está la línea que separa la denuncia del chivateo.
En su colegio están francamente preocupados por inculcarles los peligros de las redes ya que es un tema que todavía se le escapa a la sociedad en general y pese a las charlas que les dan  es obvio que no acaban de entenderlo y necesitan de las denuncias para atajarlo pero mantenerme al margen también me resulta incómodo.
Sin duda, lo que les llegó fue ver a su tutora llorando porque no acababan de entender el peligro de colgar vídeos en las redes.

Y espero que se le haya borrado de su mente lo que le dije de "¿y porqué no dejas que lo diga otra?" porque no consigo quitármelo de la cabeza.Menudo ejemplo.
Primeros reyes que ya no les deja ni agua, ni mandarinas, ni caramelos a los camellos; ni cava, polvorones y una carta a los Reyes.Y mucho lo hemos "alargao"....que ya tiene diez.Ha sido mucho menos estresante pero también menos emocionante.

viernes, 3 de febrero de 2017

NO ME HA GUSTADO

La película "La-la-land".Nada, es una cursilada de tomo y lomo.A mi él me gusta aunque creo que fue más la música de "Drive" que otra cosa.Ella no me convence.Me gustan los musicales y éste no.

Para que os hagáis una idea de mi criterio os diré que "Qué bello es vivir" tampoco me gustó nada.
"El mago de Oz" si.Y que conste que ambos clásicos los he visto con cuarenta cumplidos.

De "La guerra de las galaxias" solo vi la primera, jamás he sido capaz de ver ninguna más.Y no es que me disgustara, en su momento R2P2 y C3PO me parecieron graciosos pero ya.(Ya estoy viendo a todos los seguidores de la interminable saga echándose las manos a la cabeza horrorizados)

No he conseguido acabar nunca "Matrix" ni "El Señor de los Anillos"(me había leído "El Hobbit" y si me había gustado).

"Blade runner" si me gustó pero tengo dudas de si iré a ver la segunda parte."Avatar" también me gustó.

"La naranja mecánica" si me gustó pero que un cocinero se pinte un ojo haciendo un guiño al psicópata protagonista ha conseguido que no me atraiga en lo más mínimo su manera de hacer...llámame radical.

Me ha gustado mucho la francesa "Elle", aunque sus psicopatías acabaron por provocarnos la risa en una salita de cinéfilos serios.Isabelle Huppert no decepciona nunca.

En fin, que hoy estoy de no supongo y tenía que compartirlo porque es una pena que nos dejemos llevar por la propaganda.Y me da coraje aunque yendo con niños tampoco había mucha elección.



sábado, 14 de enero de 2017

MI PATRIA

Gonzalo Viveiro recomendaba en su blog el libro Patria  de Fernando Aramburu.
Mi hermana, que es mucho más ansias que yo, le hizo caso a pies juntillas y ya lo hemos leído.
Creo que es un imprescindible para todos aquellos a los  que los nombres Pakito, Santi, Yoyes y sobre todo, Miguel Angel os dice algo.
A mi me ha evocado tantos lugares, situaciones, olores, sentimientos, obviedades y más que me enganchó y lo le leí en tres días.
Para empezar no puedo evitar constatar ciertas similitudes con mi infancia/adolescencia en la que caí en creer en el independentismo.

Cursaba yo quinto de primaria(la edad que tiene ahora mi hija) y llegó a nuestro colegio de pago la srta.Rosa.Era el curso en que murió Franco y ella fue la primera profesora que nos hablaba catalán, nos pidió que la tuteáramos y nos daba charlas en su casa los sábados por la tarde.Solo duró ese curso pero a mis diez años e hija de "charnegos"(la raza de cerdo charnega es descendiente de murcianos pero si mi padre era de Zaragoza y mi madre de Madrid era exactamente lo mismo).
Mis progenitores, a diferencia de la inmensa mayoría de los de mis compañeros de colegio, tenían cierta cultura y estudios, además de criterio y vivir por/para sus hijas.Así que en los años siguientes mi padre tuvo que atarme corto : me prohibía terminantemente ir a manifestaciones a correr delante de los grises, colgar la bandera independentista de puertas para afuera y meterme en "saraos" que  visto desde la distancia eran totalmente inadecuados para mi edad.
Aún así me costó años darme cuenta y conocer que aquella opción/guerra no era la mía.Y como decía Baroja, a base de viajar, observar y cierta empatía los nacionalismos desaparecen.

Por trabajo tuve que ir al País Vasco y tengo innumerables anécdotas y trabajando con militares he sentido el miedo de entrar en una taberna llena de abertzales donde se ha hecho el más profundo silencio a nuestra entrada y hemos tenido que darnos media vuelta para que la cosa no fuera a mayores.También nos quedamos en zona de nadie en el aeropuerto de San Sebastián tras un atentado.
He visto los problemas que tenían ellos para tener vidas normales allí y en Cataluña y he pasado de tirar piedras al cuartel de la Guardia Civil de cría a respirar cuando en una carretera de montaña de noche se me ha acercado una patrulla de la Guardia Civil.(Y en Cataluña se les echa mucho de menos, "mossos"mediante, pero eso da para otra entrada).


También creo que la madurez natural tiene que ver.El dicho ese de que si  de joven no eres comunista es que no tienes corazón y si de mayor no eres de derechas es que  no tienes cerebro algo de razón tiene.No quita para que ser de izquierdas de mayor no sea malo pero no haberte desencantado del comunismo yo lo veo harto inmaduro.
Pero lo mismo me pasa con el amor, con dieciséis años creí que mi primer amor iba a ser para toda la vida, que no podía haber otro y que moriría si me era infiel o dejaba de quererme.Casi treinta años más tarde no soy tan pasional ni tan romántica, si superas el primer trago(que hay quién no) te das cuenta de que la importancia que le das a las cosas nunca es la que tienen y con el paso del tiempo y las vivencias(propias y ajenas)cambias.Y eso es lo natural.Pero todos conocemos personas que se han quedado estancadas, que no evolucionan y sobre todo que carecen de empatía.Y es vital ponerte del lado del otro, por muy diferente que sea a ti.E intentar entenderlo aunque luego no lo toleres.
Y eso, en éste libro lo consigue.

A mi también me choca la cantidad de personas que solo se mueven en su círculo.Que compañeros míos no hubieran visto nunca la casa de la mujer que llevaba limpiando la suya durante treinta años me chocaba, que una mesa con hule les pareciera algo de otro planeta, o una película de Almodovar algo de ciencia-ficción me calentaba lo mismo que los amigos que rayaban un coche de lujo porque ellos no lo tenían.

En fin, que recomiendo el libro, que todos los personajes me recuerdan a alguien, que el amor que se profesa una de las parejas me ha llegado hasta provocarme el llanto y que es un libro que no te deja indiferente.

¡Ea!...he dicho.

domingo, 8 de enero de 2017

LEÍDO EN OTOÑO DEL 2016


El lado oscuro del amor de Rafik Schami.Basada en una historia real ésta novela transcurre en Damasco e imagino que el gran éxito que ha tenido en Alemania se debe a la manera de relatar los enfrentamientos religiosos en un marco político convulso muy al uso ahora mismo.Es un libro gordo, muy gordo pero la ambientación y las referencias a los gobiernos del oriente medio y la diáspora me han parecido muy acertados.Las relaciones entre mujeres y hombres muy reales también aunque en unas profundiza mucho y en otras muy poco(dada la cantidad de personajes no podría ser de otro modo supongo).

La casa redonda de Louise Erdrich.Éste lo recomendaba Robert Saladrigas y cuando leí que la autora inició el discurso de agradecimiento del National Book Award en el 2012 en la lengua indígena de los indios de Dakota del Norte no lo dudé.Habla con conocimiento de causa, descendiente de europeos llegados al Oeste, se mezclaron con la tribu "ojiwbe"y la historia claramente está contada desde dentro y muy bien además.

El periodista deportivo de Richard Ford.Pues no sé que esperaba pero al menos que me enganchara, y no ha sido así.Tiene frases geniales y puede que como dice ECDLC, es al cabo del tiempo que lo aprecias en su justa medida.Pero quizás es demasiado masculino(lo que quiera que signifique eso).
Pero vamos, para muestra de lo que escribe el reciente premio Cervantes es muy válido.

El cinéfilo de Walker Percy.Éste libro lo recomendaba Tom Ford en una entrevista como uno de sus imprescindibles.Ganó el National Book Award de 1961 y lo describen como un clásico contemporáneo.Pero vamos, en esa línea norteamericana que también incluye a "El guardián entre el centeno" entre los cien mejores libros del siglo pasado.Yo lo definiría como un libro curioso.

De los cuatro recomiendo el de "La casa redonda" porque además la historia desde la voz de un niño llega.


sábado, 7 de enero de 2017

AÑO NUEVO

Voy a actualizar por aquello de que al personal le da por hacer limpieza con el año nuevo y empiezan a desaparecer seguidores.

No soy de hacerme propósitos cuando cambia el año pero si de desear que sea mejor que el anterior( y que conste que ha habido años que el deseo era conformarme con que el año entrante fuera igual al que finalizaba).

¿Un año malo?...pues bastante aunque solo sea porque mi madre ha dejado de andar y a mi padre le ha dado un infarto que una vez superado el susto("stent" mediante) no ha sido para tanto.Vivir en números rojos no ayuda.Pero en la balanza también hay que poner que mi churumbel se cría bien, que he conocido San Francisco y Punta del Este y que he visto a Ara Malikian en directo (aunque la organización y el sonido del Palau de la Música dejara mucho que desear).

Me gustan los cementerios, esto no viene a cuento pero es que me apetece poner las fotos del de la Recoleta, voy siempre que voy a Buenos Aires.
Espectacular es el del Cairo pero porque hay familias enteras que viven dentro y eso impresiona muchísimo y asusta a la vez.
Los ingleses son mucho más bonitos y orgánicos.
En los parisinos no he entrado.
Loa americanos son de película(el de Arlington lo más).
Pero el de la Recoleta es parecido a los nuestros pero con un punto tan argentino que a mi me hace gracia.
Lo de visitar las tumbas de famosos es digno de un estudio de antropología pero las colas delante de los restos de Evita a mi me fascina (sobre todo oir los comentarios).Llámame morbosa.

Y sin más dilación, las fotos (es que me tropecé con una escalera de operarios y aún a riesgo de quebrarme una pata no me pude resistir).



Si amplias la tela de araña en la cara...es muy artística.




Ésta me encanta.



Desde arriba.


Y otra cosa que me gusta de Buenos Aires son las librerías y eso que no tienen ya nada que no encuentres aquí ni los precios sean más bajos(es lo que tiene que las editoriales que han sobrevivido sean las españolas).Soy incapaz de comprar en una librería de viejo, debe ser un tema de olfato pero allí hay muchas.


Y una visita al café "la Biela" es imprescindible.


Y las muestras de ingeniería humana siempre me hacen gracia.


Y hasta aquí por hoy.Feliz año nuevo.


sábado, 26 de noviembre de 2016

SI TUVIERA INSTAGRAM


Ésta la hubiera colgado porque llevan casi cuarenta años corriendo y ganando con el mismo "kart"(de cojinetes)en las fiestas de otoño del pueblo, y yo viéndolo.

 Ésta porque me gusta la moda de decorar fachadas con latas, algunas incluso con mensaje.

Ésta porque tiene o mucha güasa o mucho morro el pedigüeño.

Ésta porque una nota de color siempre le viene bien a una ciudad gris como me parece a mi Francfort.


Éste semáforo londinense me encantó y verlo con un par de cortos de miras que ni lo entendían...más.


Porque me encantaría que mi niña fuera artista.


Por lo feliz que la hice y lo orgullosa que se mostró de su madre porque le llevé algo así de exótico de merienda a la salida del cole.